la bolsa

sábado, 26 de mayo de 2012

Merkel propone crear "zonas especiales" en países periféricos

Merkel propone crear "zonas especiales" en países periféricos
Diseña un plan de crecimiento "a la medida de Alemania" para llevar inversión extranjera a los PIGS
'Der Spiegel' habla de un programa gubernamental de seis puntos contra el paro para reactivar la economía.
El gobierno de Angela Merkel se quiere sacar de encima la etiqueta de socio exigente y egoísta con un plan de crecimiento para la UE que haga callar François Hollande, fuera, y la oposición socialdemócrata, en casa.
Lo quiere conseguir sin tener que sacrificar la disciplina fiscal y de acuerdo con los modelos que en Alemania ya funcionaron:
con una reforma laboral que flexibilice (aún más) las leyes del despido y favorezca las minifeines y con la implantación de unas "zonas especiales" que atraigan a los inversores extranjeros hacia los países periféricos (los PIGS) con incentivos fiscales.
Es decir, repoblar los estados de la zona euro en situación crítica con inversores atraídos por condiciones privilegiadas y abaratar, además, su mercado laboral.

Esta es la receta que el semanario Der Spiegel filtró ayer del teórico plan de seis puntos de Merkel para salvar a Europa y, también, su credibilidad.
El rotativo, que ayer hizo un adelanto de la edición del sábado, asegura que el programa está en estudio dentro del Ministerio de Economía.
De los seis puntos teóricos en detallaba dos, el referido al mercado laboral y el de las zonas especiales.
El caso del mercado laboral se basa en la reforma emprendida por su antecesor, el socialdemócrata Gerhard Schröder, que hizo bajar el paro de la cantidad récord de los cinco millones de parados de 2005 a los actuales tres millones.
Una bajada milagro que ha implicado, sin embargo, la extensión de la práctica de las minifeines como trabajos a sueldos mínimos-hasta 400 euros al mes-y con jornadas mínimas-unas 40 horas mensuales.

Beneficios fiscales

Son trabajos con costes sociales y fiscales prácticamente inexistentes, que de alguna manera hipotecan la generación actual de trabajadores en jubilaciones, de nuevo, mínimas.
La creación de zonas especiales significaría atraer inversores mimados fiscalmente hacia estos estados problemáticos, donde podrán trabajar en unos mercados laborales de sueldos y costes sociales bajos.
Der Spiegel filtró el plan y el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, no quiso ni desmentirlo ni confirmarlo.
Se limitó a afirmar que el equipo de Merkel trabaja "intensamente" en un plan de crecimiento que presentará a la oposición ya los socios de la UE "en su momento".
Son propuestas que ahora mismo no se pueden cuantificar ni en seis puntos ni en ninguna otra cifra, ya que implican muchos ministerios-no sólo Economía-que trabajan en paralelo.

LA CIFRA 5 millones de parados acumulaba Alemania en 2005, cantidad que se redujo hasta los 3 millones gracias a las minifeines.

Las claves
La oposición no se la juega con la petición de eurobonos
Angela Merkel no quiere perder el título de mujer más poderosa del mundo, por mucho que ahora mismo no lo sea.
Su pacto fiscal europeo, el gran proyecto de la última fase de la era Merkozy, aprobado por 25 de los 27 socios de la UE, necesita el visto bueno de la oposición.
La coalición de centro-derecha de Merkel no tiene la mayoría necesaria de dos tercios para que el pacto pase la ratificación del Bundestag y el Bundesrat (cámaras baja y alta).
Así pues, hay que ganar la oposición.

rechazo ciudadano
Por suerte para Merkel, los socialdemócratas parece que se conformarán con la inclusión de los términos crecimiento y creación de empleo en la agenda.
Las afinidades con el partido hermano de François Hollande terminan en la palabra eurobonos, que como mínimo en Alemania no se atreve defender ni el primer partido de la oposición.
Un 79% de los ciudadanos rechaza la emisión de bonos comunes, porque ello pondría en peligro la solvencia de los bonos alemanes.
Como mínimo en este punto, Merkel no debe temer presiones internas.
La oposición no quiere jugar con la sensibilidad del electorado.